Ortega y Gasset, conferencia en la ciudad de La Plata en 1939 Para animarnos a la recuperación de nuestros ideales, de nuestro carácter y de nuestro destino de grandeza: “¡Argentinos, a las cosas, a las cosas! Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos. No presumen ustedes el brinco magnífico que daría este país el día que sus hombres se resuelvan de una vez, bravamente, a abrirse el pecho a las cosas, a ocuparse y preocuparse de ellas directamente y sin más, en vez de vivir a la defensiva, de tener trabadas y paralizadas sus potencias espirituales, que son egregias, su curiosidad, su perspicacia, su claridad mental secuestradas por los complejos de lo personal”

Evolución

Evolución
El conocimiento es bueno sólo si se comparte. Nada es imposible para una mente dispuesta. Espero que este blog ayude a aquellos que están buscando conocimientos, al igual que yo.
Libro de quejas:
A) Las imágenes y/o enlaces contenidos en este tallerblog tienen solamente una intencionalidad didáctica y una funcionalidad educativa.
B) No mantiene ningún tipo de relación con las personas o instituciones mencionadas en las notas.
Lo mismo sucede con todos los posibles enlaces invisibles adheridas por parte de terceros a las notas publicadas. Los cuales ya no son voluntad del administrador del taller blog. Ergo, el administrador no responde ni se responsabiliza sobre las actividades de los mismos.
C) El administrador y moderador de este Tallerblog hace todo lo posible por remover cualquier material cuestionable, pero todos los comentarios publicados en las entradas, o traídos de la página homónima de facebook, expresan las opiniones de sus autores y no la del administrador, moderador o blogspot por lo cual no se les considerará responsables excepto por los mensajes publicados por ellos mismos.

jueves, 17 de marzo de 2016

Francisco Vs Juan Pablo II en la antinomia argentina


Por Mariano Oberlin

Desde hace un tiempo se vienen escuchando y leyendo por distintos medios denuncias de todo tipo contra el Papa Francisco por sus palabras y acciones en relación a cuestiones sociales (así como también palabras y gestos de aprobación y apoyo, por supuesto). Y en general esas críticas han venido de personas (al menos las que he podido escuchar yo) que han sido fervientes admiradoras de Juan Pablo II.
Más allá de la opinión que cada quién pueda tener de uno o de otro, quisiera recordar algunas frases de Frederic Ozanam (un profesor de literatura beatificado por Juan Pablo II en 1997) y del mismo Juan Pablo II.

Frederic Ozanam:
"La cuestión que en nuestros días divide a los hombres ya no es una cuestión política sino una cuestión social: si la sociedad no será más que una explotación monumental en beneficio de los más fuertes, o una consagración de cada uno al bien de todos y, sobre todo, a la protección de los débiles. Hay muchos hombres que tienen demasiado y siguen queriendo tener más; hay otros muchos que no tienen bastante, que no tienen nada y están dispuestos a arrebatar si no se les da..."

"Dios no hace a los pobres. Es la libertad humana la que hace a los pobres. Y líbrenos Dios de calumniar a aquellos que el Evangelio bendice, haciendo a las clases sufrientes responsables de sus males y sirviendo así a los malos corazones que, cuando han descubierto algún error en el pobre, ya se creen dispensados de socorrerlo..."
"Sacerdotes: no se asusten cuando los ricos, irritados por sus palabras, los traten de comunistas, igual que antaño trataban a San Bernardo de fanático y de insensato..." (aclaro simplemente que transcribo palabras textuales).
Juan Pablo II:
"Pertenece a la enseñanza y la praxis más antigua de la Iglesia la convicción de que ella misma, sus ministros y cada uno de sus miembros, están llamados a aliviar la miseria de los que sufren cerca o lejos, no sólo con lo superfluo sino con lo necesario. Ante los casos de necesidad no se debe dar preferencia a los adornos superfluos de los templos y a los objetos preciosos del culto divino: al contrario, podría ser obligatorio enajenar estos bienes para dar pan, bebida, vestido y casa a quien carece de ello." (Sollicitudo rei socialis, 31)

Y si es necesario poner al servicio de los pobres y de las transformaciones sociales los bienes materiales de la Iglesia, incluidos los bienes del culto, cuánto más lo será empeñar la palabra en este servicio. Y esto se aplica tanto a a los pobres que tenemos cerca como a los que tenemos lejos (suele ser común que se aporten migajas para los niñitos pobres del norte, mientras se pide que se aporten balazos contra los niñitos pobres de las villas). Y, por otro lado, así como no podemos quedar indiferentes frente a las consecuencias de la pobreza, tampoco podemos quedar indiferentes frente a las causas.
"La cuestión que en nuestros días divide a los hombres ya no es una cuestión política sino una cuestión social", decía en su momento Frederic Ozanam, y entiendo que sigue siendo profundamente actual (más allá de que que también creo que no hay verdadera construcción social si no va acompañada de la discusión política en términos amplios y profundos).
Y creo que es ahí en donde hay que dar la discusión. 
Las discusiones reduccionistas, infantiles y baratas sobre si sos K o no K, verdaderamente me han cansado. Y la discusión sobre si los sacerdotes debemos o no hablar de estas cosas también. Personalmente tengo claro que no puedo trabajar por la inclusión de los chicos que van quedando al borde del camino (y también tengo claro que eso es parte esencial del anuncio del gozo del Evangelio que tiene que hacerse carne en la vida cotidiana), si paralelamente no damos la discusión sobre las causas de esas exclusiones. Ahí seguramente habrán muchísimas disensiones, pero en las que a mi gusto sí vale la pena discutir. Y discutir procesos de larga data y a largo plazo. No me interesa discutir si uno robó más o menos que el otro, o si tiene más o menos riquezas acumuladas (en estos temas los de arriba probablemente sean todos más o menos iguales), sino el hambre desenfrenado de acumulación que se viene desarrollando en el mundo de una manera monstruosa y la contratara, el espejo, de la miseria que es cada vez más escandalosa en los pueblos y sectores que quedan fuera de la repartija de acumulaciones (y creo que ahí debería radicar la discusión que se está dando en estos días en las cámaras lesgislatiavs). Y, por supuesto, las alternativas que se pueden construir frente a eso.


Dejo mi saludo ritual como un apretón de manos o un "Ave María Purísima", Firme y Digno, Bocha... el sociólogo.

mirando por el retrovisor

Related Posts with Thumbnails