Ortega y Gasset, conferencia en la ciudad de La Plata en 1939 Para animarnos a la recuperación de nuestros ideales, de nuestro carácter y de nuestro destino de grandeza: “¡Argentinos, a las cosas, a las cosas! Déjense de cuestiones previas personales, de suspicacias, de narcisismos. No presumen ustedes el brinco magnífico que daría este país el día que sus hombres se resuelvan de una vez, bravamente, a abrirse el pecho a las cosas, a ocuparse y preocuparse de ellas directamente y sin más, en vez de vivir a la defensiva, de tener trabadas y paralizadas sus potencias espirituales, que son egregias, su curiosidad, su perspicacia, su claridad mental secuestradas por los complejos de lo personal”

Evolución

Evolución
El conocimiento es bueno sólo si se comparte. Nada es imposible para una mente dispuesta. Espero que este blog ayude a aquellos que están buscando conocimientos, al igual que yo.
Libro de quejas:
A) Las imágenes y/o enlaces contenidos en este tallerblog tienen solamente una intencionalidad didáctica y una funcionalidad educativa.
B) No mantiene ningún tipo de relación con las personas o instituciones mencionadas en las notas.
Lo mismo sucede con todos los posibles enlaces invisibles adheridas por parte de terceros a las notas publicadas. Los cuales ya no son voluntad del administrador del taller blog. Ergo, el administrador no responde ni se responsabiliza sobre las actividades de los mismos.
C) El administrador y moderador de este Tallerblog hace todo lo posible por remover cualquier material cuestionable, pero todos los comentarios publicados en las entradas, o traídos de la página homónima de facebook, expresan las opiniones de sus autores y no la del administrador, moderador o blogspot por lo cual no se les considerará responsables excepto por los mensajes publicados por ellos mismos.

miércoles, 4 de enero de 2012

Denuncian un caso de pederastía y pedofilia por la Web

Mi hermano biológico es un pederasta
(NdE: La denunciante irá ampliando con más datos y se podrá seguir en la fuente citada abajo de esta entrada).


El parentesco que me une con un hombre que practica la pedofilia, no fue un obstáculo para denunciarlo. La justicia es para todos, más cuando existe un delito atroz.
 Fotografía de mi hermano cuando era muy niño - Foto del álbum familiar que perteneció a nuestros padres

En algún momento explicaré el porqué de este post. Ahora quiero adelantar que hay razones -de mucho peso- por las que no estoy dispuesta a callar en este caso que me toca tan de cerca. Descubrí que, en este instante, hay niños(as) -y mujeres- que corren el peligro de pasar por lo que ya pasaron las víctimas que le conozco a mi hermano, el pederasta. Sospecho que deben haber más personas perjudicadas de las que le conozco.
No es imposible hacer una denuncia en casos donde una persona de la familia sea el victimario. Hay que pensar en evitar que se repita el delito atroz sufrido por otros. En un caso tan grave como el de la violencia sexual infantil , denunciar es una prioridad tan grande que puede más que el vínculo familiar. Yo no estoy dispuesta a callar al ver que, quien ha cometido varias veces el mismo delito, hace su vida en un medio donde captar víctimas es muy fácil. Si calló, seré responsable de sus próximas arremetidas. Por lo tanto, haré lo que esté a mi alcance para ponerle todo tipo de obstáculos.

Habrá un informe completo sobre este pederasta
Estoy preparando una información, bastante amplia, sobre este pederasta con quien me une un lazo de sangre por parte de padre y madre.
Lo más pronto posible publicaré -en este blog- fotos, nombre y apellidos completos y todo lo que yo pueda aportar para alertar a la gente de Caracas y Barquisimeto (Venezuela) que es donde creo que se mueve. Tal vez Mérida también sea una de las regiones que frecuenta.

Mi propósito
Espero lograr que aquellos que tienen delincuentes en su familia, se despojen delque dirán y hablen y los denuncien. Que entiendan que ellos (los familiares) no son culpables y que la justicia no puede ser selectiva. Culpable es quien hace las cosas al margen de la ley.
Aquellos que los protegen son tan delincuentes como quien ejecuta el delito.

Lo que aprendí de mi padre
Mi padre era un hombre muy honrado y con una moral que ejercía hasta el límite. Me enseñó, desde niña, que la justicia tenía que ser para todos, sin distinciones. Papá decía: “Si un hijo mío comete un delito, yo mismo lo llevo a la policía”. No vivió para cumplir su palabra porque murió sin saber que uno de sus hijos era un pedófilo. La vida quiso que fuera yo la encargada de cumplir su palabra. Mi madre había sufrido un ACV y no podía hablar. De mi infancia guardo muchos recuerdos.
No me resultó fácil, en 1998, denunciar a un hermano a quien yo quería tanto. Creí que nunca volvería a saber de él, pero no fue así. Ahora me veo obligada a denunciarlo ante este especie de tribunal que es Internet.

Lo trágico
La gran tragedia de la mayoría de los que denunciamos a un familiar -por el delito que sea- es que somos apartados de lo que eran nuestros seres queridos como si portamos una enfermedad contagiosa. Es la manera que tiene el resto de la familia de pensar “esto no ocurre dentro de nuestro grupo familiar”. Es la negación para intentar vivir en paz. Luego, la negación inconsciente se convierte en convencimiento de “nada pasó”. Por eso las víctimas, y quienes les brindamos apoyo, quedamos fuera de lo que un día fue el hogar paterno y materno. Perdemos ese espacio que nos contenía con tanto amor. Ese espacio se transforma en una avalancha de odio hacia nosotros.
Irónicamente, mi hermano -el pederasta- mantiene relaciones con algunos de nuestros hermanos mientras que las víctimas -y yo- hemos sido olvidadas y nos han negado todo, un todo que abarca mucho. Nadie de esa familia se aproxima a nosotros.

Recuerdo eterno
Algunas de las victimas que me constan de mi hermano, están a salvo de él en cuanto a distancia geográfica.
Para mí, esa tragedia es un recuerdo eterno que aparece apenas abro los ojos después de haber dormido sin nunca alcanzar un sueño reparador. Todo hubiera sido más fácil si mis hermanos hubieran demostrado solidaridad en lugar de darnos la espalda.
Mientras yo esté viva, seguiré vigilándolo. Ojalá este testimonio perdure cuando yo no esté para que alguien obligue a este pederasta a guardar ese bajo perfil que es necesario que guarde. Sin embargo, con un descaro alucinante se sigue moviendo en los mismos círculos de siempre donde él es una de esas personas que gustan mucho a los niños. Ellos (los niños) los admiran y los quieren imitar.

Su peor castigo
No quiero mensajes de lástima sino de compromiso con este tipo de causas. Los que están con mi hermano van a arremeter fuerte, tanto como cuando llevé el caso de Edmundo Chirinos. Ruego a la gente honesta que vigilen a ese hombre. No pido un linchamiento porque jamás me tomaría la justicia por mis propias manos.
El peor castigo para alguien como él es que nadie lo quiera cerca, que se le desmorone su imagen de hombre honesto y de servidor a la sociedad. ¡Ese sí es un castigo que le va a doler! El mundo -con las redes sociales- se ha hecho muy pequeño. ¡Ciérrenle las puertas o díganle lo que les apetezca!
Lo mismo vale para los hermanos que le han apoyado y para otros que no dejaré de mencionar en un próximo post.

Victimario amparado
Luego de este testimonio vendrá el informe prometido. Tengo prisa en publicarlo.
No imaginan ustedes cuánta gente e instituciones lo han amparado. Un pederasta no actúa solo. En algún momento necesita un escenario y una máscara para seguir en lo suyo. Mi hermano lo ha tenido todo a su favor. Yo seguiré pendiente y alerta mientras me sea posible y a pesar de la distancia.
A veces he pensado que entre mis hermanos hay más pederastas porque tanto apoyo a este hombre está fuera de toda comprensión lógica o humana...

- Un testimonio absolutamente personal y verídico, escrito con la intención de evitar más víctimas. Luego de este post publicaré uno con fotos actualizadas y todos los datos de este pedófilo.- (Administradora del blog Tinta indeleble)

Fuente: http://tintaindeleble.blogspot.com/2012/01/mi-hermano-biologico-es-un-pederasta.html (miércoles 4 de enero de 2012)

Dejo mi saludo ritual como un apretón de manos o un "Ave María Purísima", Firme y Digno, Bocha... el sociólogo.

5 comentarios:

Bocha... el sociólogo dijo...

¿y con la justicia penal has intentado hacer alguna denuncia? creo que sería el camino más adecuado.

Tinta Indeleble (en el face) dijo...

Se intentó con una abogado penalista, pero el caso había prescrito. Desgraciadamente en el Código Penal Venezolano (hasta 1998) esos casos prescriben después de ciertos años. No sé si eso ha cambiado. No vivo en Venezuela ahora. Sin embargo del caso de una de las victimas sí quedó constancia porque se llevó por AVESA, una ONG que goza de mucha credibilidad. La psicóloga que atendió a la víctima dejó constancia de lo sucedido. En AVESA un psicólogo no puede inventarse una historia de abuso sexual en un paciente. Podrían haber dudas si el profesional hubiese ejercido la profesión en consulta privada. Las experticias de AVESA gozaban -para entonces- de absoluta credibilidad en lo que se llamaba PTJ. Supongo que AVESA sigue teniendo el mismo peso de entonces.

Los casos prescriben, la mayoría de las veces, porque las víctimas demoran en hablar. Esto da para otro post porque es bastante complejo.

Bocha... el sociólogo dijo...

Ok, me queda claro ahora.

Tinta Indeleble (en el face) dijo...

PTJ era la policía judicial para 1998. Cambió de nombre. Desconozco el actual.

Soc. Emma Avellaneda dijo...

madre mia...

mirando por el retrovisor

Related Posts with Thumbnails